jueves, enero 17, 2008

Idas y vueltas

En alguna playa de la costa atlántica argentina, durante el mes de enero de 2008, Candelaria me regaló una tobillera hecha por ella.
Decidí lucirla de inmediato, y casi de inmediato también me zambullí en el mar.
Luego de diez minutos de luchar con las olas y las fuertes corrientes del océano, quise salir para secarme y descansar un poco.
El mar ese día estaba más revoltoso que de costumbre, y al parecer, andaba con ganas de arrancarme el reciente regalo. Y así lo hizo.
Lo que más me preocupaba era la explicación que tenía que darle a Candelaria.
Decidí volver a casa caminando por la playa con mis hermanos y Ana (la novia de uno de ellos), para disfrutar del horizonte marino y del sol. Luego de 300 metros de caminata, Ana se agacha, levanta algo del suelo y me dice: "Mirá".
La tobillera que me regaló Candelaria ahora es más mía que nunca. Se la había tragado el océano y la había vuelto a poner en mi camino.
Si bien la tobillera fue concebida para ser mía, ahora no me quedan dudas.

4 comentarios:

MaxD dijo...

Asombroso! Así como el océano tuvo la sabiduría y bondad de devolverte la "bijou", podría tener la misma sabiduría pero maldad para devolverle a los mugrientos su basura. Claro que el aludido tendría que tener un símil de Ana que cumpla el rol de asignar la devolución a su verdadero dueño. No obstante esta tonta reflexión la historia está muy buena, digna de ETCétera. Siga así! (En la playa y con cosas lindas para escribir)

Euphoria dijo...

Gracias MaxD! Y muy buena la idea sobre la devolucion de basura...
Perdon por la falta de acentos!

Jesús dijo...

Me gustó la historia. Y también el resultado. Esa pulsera o tobillera, seguramente tiene mucho mas "valor" de ahora en mas.

Marcos dijo...

Me siento como una tobillera de hippie devuelta a sitios pretéritos.