jueves, agosto 07, 2008

Defendiendo a los cactus

Hace un tiempo alguien me preguntó por qué tenía plantas "tan agresivas" en mi hogar. Indudablemente, esa persona relacionó los pinchudos miembros de los pobres cactus que tenía repartidos por la casa con la agresión y la hostilidad.

Resulta que para mi son muy estéticos, prácticos (requieren poco cuidado) y nunca les vi una veta agresora u ofensiva...pero por lo visto, mejor dicho, por lo leído en este chiste de Mafalda, más de uno los condena a la connotación negativa.

¡Pobres plantas! ¿Qué culpa tienen?







6 comentarios:

Anónimo dijo...

Mariela sabe de esta nota?

MaxD dijo...

Mi único resentimiento con estas especies fue haber estado ahí donde decidí sentarme una vez.

Nelly en Sepia dijo...

Nuestra capacidad por juzgar a las cosas o personas por cómo se ven es increible... si pensamos un poco... todo puede tener algo de gran hostilidad y agresividad, pero somos unos seres subjetivos y tendemos a hacer apreciaciones como eso de las "plantas agresivas".

Hace un tiempo comentaste en mi blog y vine a visitarte.
Seguiré leyendo tu blog. Un saludo.

F. Fabian dijo...

Absolutamente todas las plantas se me mueren. Que no les hablo, que no las cuido, que no las corro de lugar, que no las sicoanalizo. En fin, soy culpable , segun algunos, de varias muertes. Y la unica, la maxima, la mas aguantadora fue un cactus que me regalaron ya convencidos de que no quedaba nada por probar.
Y duró, como dos años. Grande Luciana, mi cactus .

dulce dijo...

Sabes que los cactus son plantas delicadas? si los cuidados no son propicios en un interior, se pudren.
para los "seguidores de feng-sui", son agresivas, por las espinas y además de mala suerte...
La belleza está en la forma en que miramos al mundo, no lo olvides. Y o dudo que tus plantas estarán bellas.
En México, estamos familiareizados en especial con los nopales (la planta que aparece en mi bandera), que más sensación de tristeza me dan que de agresividad. Pero no vieras que frutos tan ricos dá: las tunas.
PD: Yo no he tenido la gracia de que se me den los cactus.

dulce dijo...

Ay! debe decir: yo no dudo...
saludos!