viernes, diciembre 12, 2008

Noche de Paz


Secuestros, asesinatos, adultos y menores drogados portando armas de todo tipo, violaciones reiteradas en las escaleras internas de los edificios y en las cuadras de los barrios, titulares alarmantes, atracos hasta en los medios de transporte, inseguridad reinante, robos cotidianos…
Si bien la psicosis mediática generalizada es una constante diaria, los muertos, los asesinados, los capturados, los violadores, los secuestrados y sus secuestradores tienen nombre y apellido. Fueron, o en el mejor de los casos son, personas que generan violencia y víctimas que quedan marcadas de por vida, si es que logran aferrarse a ella y no se la quitan de uno o varios tiros.
Dormir por las noches se ha tornado en algo más que un descanso para mí. De hecho, a veces ni descanso por las pesadillas que tengo. Mi mente se encarga de crear un aterrador cocktail de hechos basados en la realidad para atormentarme con sueños desgarradores que logran desvelarme con el sudor que me provoca la taquicardia.
Justamente allí, en las tinieblas del pensamiento y las ganas de dormir en paz, es donde me doy cuenta de que tengo que aprender a hacer un zapping más sano para mi mente incontrolable. El hecho de estar embarazada también me genera más preocupaciones. Antes era sólo yo, y ahora soy enteramente responsable de ese ser indefenso que llevo adentro. Es hora de cambiar el sabor amargo de mis noches.
Por eso he decidido que a partir de hoy mi control remoto tendrá un rumbo diferente. Me concentraré en las decoraciones navideñas, en las recetas suculentas de Nochebuena, en las masitas de jengibre y en los regalos artesanales. He decidido que quiero que el color rojo comience a tener relación con lo festivo y no con la sangre. Sostengo que se puede dormir mejor, cambiando de canal. Por eso comienza la era del canal 46 y se termina la del canal 11. Me fundiré en las salsas tentadoras que me ofrece el gourmet y aprenderé de una vez por todas a cocinar vitel thoné. Esta vez quiero, literalmente, soñar dulces sueños.

6 comentarios:

MaxD dijo...

Es de lo más sano que podés hacer... y rico también, je. Supongo que algún paneo por los canales de deportes para ver algún tenis puede ayudar.

Hace tiempo que no paso por los canales de noticias, son bastante malos, salvo honrosas excepciones... me informo por radio y por los diarios de internet.

Euphoria dijo...

Hacés bien en evitar los noticieros, pero muchas veces los miramos para ver la temperatura, los embotellamientos, las recomendaciones... y bue! y de ese modo terminamos mirando todo lo que ofrecen. Pero de ahora en más desayunaré entre manualidades, recetas y con suerte, con algo de deportes; siempre y cuando no se trate de las novelas futboleras que me tienen hasta la coronilla.

F. Fabian dijo...

Ojala Puedas.....

MaxD dijo...

Euphoria antes del ajuste de zapping: http://www.pagina12.com.ar/fotos/20081213/notas/na40fo01.jpg

(mirá cómo te puso)

Euphoria dijo...

Ja, ja, ja!

dulce dijo...

La maternidad nos hace más vulnerables. Sigo bendiciéndola porque nos hace más humanas, más conscientes y más comprometidas. Cuídate mucho. Un beso.