sábado, febrero 28, 2009

Circunstancias del embarazo VI

Cada vez falta menos. Se podría decir que estoy en la cuenta regresiva. Justo cuando uno cree que la panza no puede ponerse más grande, la piel continúa estirándose y mis movimientos se entorpecen, se ponen lentos como los de un astronauta y se encuentran claramente disminuidos. Ya les hablé de mi imposibilidad para cortarme las uñas de los pies. Ahora lo que me resulta difícil es agacharme.
Me he dado cuenta de la cantidad de veces que una persona se agacha en el día. Lo que solía ser un movimiento involuntario, entre comillas, hoy en día es una especie de malabar de circo. Prender el horno, levantar un lápiz, atarse los cordones, levantar una media, buscar las ollas del último cajón, levantar un papel, acariciar al gato, levantar el tenedor, sacar la fruta del último compartimiento de la heladera, levantar el cepillo de pelo, rascarme el tobillo… y podría seguir varios renglones más.

1 comentario:

F. Fabian dijo...

Y no te imaginas como te sentiras despues del parto.....

Re Feliz cuando se duerma en tus brazos...!!!
Suerte.