jueves, agosto 09, 2007

¿Testigos esenciales de lo efímero?


En una de esas películas románticas de noches estrelladas, bailes interminables, infaltables lágrimas y final feliz, se da lugar a una conversación interesante. Un hombre le pregunta a una mujer: “¿Por qué creés que se casa la gente?”

La mujer responde: “Porque todos necesitamos un testigo de nuestras vidas, alguien que nos vea todos los días y nos registre, y que haga que nuestro paso por aquí sea trascendente de algún modo, justamente alguien que atestigüe nuestra existencia”

Me quedó rondando la idea… que más allá del amor (que no es poco), del hecho de querer compartir, de planificar una vida juntos, del compañerismo y de las cosas que se puedan o no tener en común, tiene algo de ese misterio que todos llevamos dentro y que en algún punto se relaciona con la angustia que generan los cuestionamientos elementales propios del ser humano. Hay un ingrediente que traspasa el hecho de amar, que no es poco ya lo he dicho, y que nos conduce al hecho de vivir.

Ese hecho tan increíble y al mismo tiempo fugaz se siente por momentos como un vacío que nos lleva a reflexionar sobre la oportunidad de haber estado, transitado, respirado, y no haber dejado nada, con la salvedad de lo que otros hayan podido legitimar.
Si bien estamos rodeados de una diversidad inmensa de testigos, el rol de la pareja es el más íntimo, el que tal vez nos encuentre, nos reconozca y nos comprenda en la atmósfera más propia y esencial.

Mi amigo sociólogo seguramente podrá indicarme muchas teorías y realidades por las cuales el hombre no vive solo, y tal vez también podrá explicarme con más precisión por qué la gente se casa, pero yo quisiera saber qué opinan de esta idea, y cuál es la historia que ustedes pueden contar. A nivel subjetivo, decir por qué se casan, o se casaron o por qué creen que se casa la gente. ¿Mandato social? ¿Mandato divino? ¿Mandato natural que asegure la especie? ¿Miedo a la soledad? ¿Amor y nada más que amor? ¿Impulso pasional? ¿Aburrimiento y rutina que buscan refrescar una relación? Quisiera leerlos.

3 comentarios:

MaxD dijo...

En mi caso creo que ya lo sabés: compartir con mis seres queridos y dar cuenta ante la sociedad civil, de un proyecto de pareja. Por eso me casé.

F. Fabian dijo...

Hoy es mas facil decir porque me separo que por que me caso.
Yo me case por lealtad, no por amor.
Asi me fue.

Euphoria dijo...

Es verdad, nos rodean las separaciones, pero ¡no por eso tenés que dejar de creer en el amor!