viernes, abril 17, 2009

Opening Windows


En estos días de adaptación acelerada a la maternidad, me he dado cuenta del enorme valor que tienen la televisión e internet. Son mis ¨ventanas al mundo¨ en este momento y en cualquier momento (dos de la tarde, tres de la mañana, al mediodía, a la noche..)

A dos semanas de tener a nuestra nueva integrante en casa, aprovecho cada minuto libre que tengo para ordenar el hogar, ordenar minimamente mi apariencia y entrar al MSN para contactarme con amigos y familiares, leer emails, navegar un rato, postear, visitar blogs, diarios, consultar información deportiva y andar a la deriva por esta realidad que tengo al alcance del teclado.

La TV nacional anda medio obsesiva con el tema del dengue, que en este momento particular mucha gracia no me causa, entonces sigo como antes, del Gourmet a Film and Arts y de Cinecanal a Canal a, para evitar la paranoia y la eterna lucha de estrellas estrelladas con extensiones, labios carnosos y corpiños abultados que se pasean por los programas de la tarde.

Al fin y al cabo, dentro de lo que obviamente se puede, selecciono las ventanas simbólicas que quiero abrir mientras espero ansiosa el invierno, porque las otras simplemente no tienen mosquitero.

4 comentarios:

Jimmy dijo...

si he visto acá esas noticias del dengu, es inconcebible que los malos gobiernos nos empujen a esas enfermedades que encuentran su caldo de cultivo justamente en la pobreza. Ojalá mejoren eso. Saludos.

MaxD dijo...

Esos canales hay que saltearlos, yo prefiero alguna buena peli o serie que andar renegando con la prensa amarillista. Las noticias prefiero leerlas. Pero es cierto, la tele es la "ventana de verdad", solo los discursos que transcurren ahí dentro son los que valen, si no los conocés, no existís.
De todos modos ahora lo importante está adentro de casa, lo que sabés de afuera ya te alcanza, no hace falta más.

Doctora Yvonne dijo...

Me siento plenamente identificada contigo, podríamos decir que somos dos mujeres casi clon, porque hasta tengo tu misma edad..
Internet me salvó de aburrirme mucho, de volverme una ama de casa gorda, pecosa y sosa. Gracias a internet puedo seguir trabajando (escribo alguna cosa free lance, tampoco hago tanto eh) leer los diarios, escribir mails a mis amigas, pensar y todo eso que era yo antes de convertirme en una mamá.

dulce dijo...

Me parece, que víctima mi país, no quisiera entrar en polémicas innecesarias con Jimmy. Las realidades hay que vivirlas. Y lo que menos queremos las personas es, por culpa de mala información, vivir lo que los mexicanos vivimos.

No te estreses. Yo me la he pasado igual, con esto y ya sabes que mi hijo es asmático. Mejor es pensar y hacer cosas mejores.

Cariños.